Explorando la Jubilación para Personas con Discapacidades Intelectual y del Desarrollo: Un Análisis de los Datos Nacionales de Indicadores Básicos

Roger J. Stancliffe, Julie E. D. Kramme y Kelly Nye-Lengerman

Para comenzar a entender la jubilación, se examinaron las diferencias relacionadas con la edad en (a) las tasas de empleo, las horas de trabajo y las tasas de objetivos de empleo del plan individual; y (b) tasas de participación en programas diarios no remunerados. Se reportó un análisis ponderado de los datos de los Indicadores Nacionales 2014-15 de 32 estados. A diferencia de los grupos de edad más jóvenes, una proporción similar de trabajadores con discapacidades intelectual y del desarrollo continuó trabajando más allá de los 65 años de edad, como para la comunidad en general. Se descubrió que la mayoría de los trabajadores con discapacidades intelectual y del desarrollo se jubilan en la vejez y que su jubilación parece ser repentina, en lugar de una reducción gradual en las horas de trabajo. Los programas diurnos basados en las instalaciones fueron el único programa con una mayor tasa de participación en los grupos de mayor edad, lo que revela una dependencia aún mayor de los servicios basados en las instalaciones para los participantes mayores.

Profesionales de apoyo Directo y Calidad de Vida de Personas con Discapacidades Intelectual y de Desarrollo

Carli Friedman

Los profesionales de apoyo directo (PAD) son la “columna vertebral” de los servicios y apoyos a largo plazo (SALP) en los Estados Unidos (Bogenschutz, Hewitt, Nord y Hepperlen, 2014, p 317). Este estudio examinó la relación entre (PAD) y personas con discapacidad intelectual y de desarrollo (DID) calidad de vida. Para hacerlo, se utilizaron entrevistas de Personal Outcome Measures® de más de 1,300 personas con DID para examinar el impacto que el cambio de PAD tiene a nivel individual y organizacional. Se descubrió que la continuidad del PAD es fundamental para la calidad de vida de las personas, incluida la seguridad humana, la comunidad, las relaciones, las opciones y los objetivos. Los estados no pueden seguir brindando tasas de reembolso cercanas al nivel de pobreza para los PAD y aún así garantizar la calidad de vida.

Reflexiones de los Co-investigadores con Discapacidad Intelectual: Beneficios para la Inclusión en un Equipo de Eestudio de Investigación

Brittany St. John, Iulia Mihaila, Katelyn Dorrance, Leann Smith DaWalt y Karla K. Ausderau

Las metodologías de investigación de acción participativa pueden empoderar y proteger a las personas marginadas; sin embargo, siguen subutilizados. Estudios limitados han investigado el impacto de la acción participativa, específicamente en personas con discapacidad intelectual (DI). Este estudio examina (1) las perspectivas de los coinvestigadores con DI sobre su participación en el proceso de investigación y (2) la viabilidad de su inclusión en función de las perspectivas del personal de investigación (docentes académicos y estudiantes graduados sin DI). Tres co-investigadores con DI fueron entrevistados con respecto a su participación en la investigación. El análisis temático de las entrevistas identificó cuatro temas: (1) Experiencia Compartida de Discapacidad, (2) Enseñanza y Orientación, (3) Adquisición de Habilidades y Conocimiento, y (4) Valor de la Participación. El personal de investigación revisó las notas de campo e identificó los beneficios y desafíos a la factibilidad de incluir co-investigadores con DI. Se descubrió que la inclusión de co-investigadores con DI era significativa y factible.

Transición a la Edad Adulta como un Proyecto Conjunto de Padres y Jóvenes, para Personas Jóvenes con Discapacidades Intelectual y del Desarrollo

Sheila K. Marshall, Tim Stainton, Jessie M. Wall, Ma Zhu, John Murray, Siwei Wu, Asmae El Bouhali, Filomena Parada, Anat Zaidman-Zait y Richard A. Young

Ocho parejas (N = 16) que residen en el oeste de Canadá participaron en esta investigación sobre cómo los adultos jóvenes con discapacidades intelectuales y de desarrollo (DID) y sus padres construyen, articulan y actúan conjuntamente en objetivos pertinentes a la transición de los adultos jóvenes a la edad adulta. Se utilizó el método del proyecto de acción para recopilar y analizar conversaciones y datos de recuperación de video, los casos se agruparon representando las formas en que los proyectos dirigidos a objetivos trajeron relación (n = 4), planificación (n = 3) o ambos (n = 1) al primer plano como proyectos conjuntos. Los recursos internos de las ocho parejas, como los recursos emocionales y externos a las parejas, facilitaron la formulación y la búsqueda de proyectos. La falta de apoyo externo y el conocimiento limitado de los padres sobre DID obstaculizaron la formulación de proyectos conjuntos.

Perdido en la Traducción: Una Respuesta a Shyman (2016)

David J. Cox, Andrea Villegas y Molly A. Barlow

Un artículo publicado recientemente buscaba determinar hasta qué punto el conductismo y el humanismo pueden conciliarse (Shyman, 2016). Sin embargo, las concepciones “actuales” del conductismo y el análisis del comportamiento aplicado (ACA) utilizadas para el análisis se basaron en caracterizaciones erróneas, dejando sin efecto muchos de los puntos planteados. Sin embargo, Shyman (2016) destacó una pregunta muy importante que se cree que todos los profesionales de ayuda deberían atender: ¿debería la normalización ser el foco de los objetivos terapéuticos? Este artículo de respuesta fue escrito para proporcionar a los lectores de esta revista una representación precisa del conductismo y ACA. También se ofreció un enfoque alternativo para responder a la pregunta de la normalización que utiliza un enfoque de comportamiento por comportamiento y los valores individuales del cliente como los factores decisivos.

La Responsabilidad de Construir Contextos que Mejoren el Funcionamiento Humano y Promuevan Resultados Valiosos para las Personas con Discapacidad Intelectual: Fortalecimiento de la Capacidad de Respuesta del Sistema

Karrie A. Shogren, Ruth Luckasson y Robert L. Schalock

Este artículo describe un modelo que los sistemas pueden usar para crear contextos que mejoran el funcionamiento humano y promueven resultados valiosos para las personas con discapacidad intelectual (DI). La premisa es que los sistemas tienen la responsabilidad de construir contextos que mejoren el funcionamiento humano y promuevan resultados valiosos para las personas con DI, y que esta obligación se pueda cumplir mediante el uso de análisis contextual para diseñar e implementar deliberadamente estrategias de apoyo que respondan a las necesidades para identificar factores contextuales. El modelo emplea un proceso de 2 pasos para identificar variables intervinientes e independientes basadas en el contexto y alinear estrategias de apoyo con factores de influencia identificados en base al contexto, objetivos de políticas de discapacidad y dominios de resultados asociados. Se propone una serie de indicadores que pueden utilizarse para evaluar la calidad de la capacidad de respuesta de un sistema en función de su implementación del modelo. Se discuten las implicaciones para la investigación y la práctica.

La traducción de los resúmenes al español ha sido coordinada por el Departamento de Diversidad e Inclusividad Educativa de la Universidad Católica del Maule, Talca, Chile. Con la colaboración de Constanza Sepúlveda-Hernández, Camila Rojas-Rojas, Beatriz Mendoza-Albornoz, Nicole Abdala-Rebolledo, Palmenia Pinochet-Quiroz, Daniela Ibarra-Sepúlveda, Manuel Monzalve-Macaya y Juan Lagos-Luciano.

The translation into Spanish has been coordinated by the Department of Diversity and Educational Inclusion of Catholic University of Maule, Talca, Chile; with the colaboration of Constanza Sepúlveda-Hernández, Camila Rojas-Rojas, Beatriz Mendoza-Albornoz, Nicole Abdala-Rebolledo, Palmenia Pinochet-Quiroz, Daniela Ibarra-Sepúlveda, Manuel Monzalve-Macaya and Juan Lagos-Luciano.