Los dispersantes se vienen utilizando para combatir derrames de hidrocarburos desde hace muchos años en varias partes del mundo. En la actualidad, estos productos están formulados para mitigar con rapidez y seguridad el daño potencial al medio ambiente que plantea un gran derrame de hidrocarburos. De hecho, los dispersantes se consideran una de las primeras opciones de respuesta con las que cuentan los responsables de controlar un derrame e incluso pueden ser aplicados concomitantemente con otras alternativas de atención o como complemento de éstas. ARPEL (Asociación Regional de Empresas de Petróleo y Gas Natural en Latinoamérica y el Caribe) desarrolló una Guía para ayudar a los encargados de la toma de decisiones, bien sean éstos miembros de las empresas o funcionarios de las entidades gubernamentales, a responder los interrogantes básicos que rodean el proceso de toma de decisiones. Aún cuando el proceso de aprobación, para que el uso de los diversos dispersantes sea autorizado dentro de un país determinado es una decisión exclusiva de los organismos gubernamentales correspondientes de cada país, para el presente trabajo y como parte complementaria de la Guía elaborada por ARPEL, se elaboró una modelo de estrategia que puede ser útil para desarrollar un proceso de construcción de una política nacional para la aprobación del uso de dispersantes en el manejo de derrames mayores de hidrocarburos.

This content is only available as a PDF.